Patagonia Invisible

Trabajadores acusan a Carabineros de intentar incendiar un museo mapuche

DECLARACIÓN PÚBLICA ANATRAP EN CONTRA DE LA REPRESIÓN DE Fuerzas Espaciales de Carabineros A LAS COMUNIDADES MAPUCHE EN CAÑETE

En el contexto de la huelga de hambre que desarrollan los/as prisioneros/as político/as mapuche en las cárceles de Temuco, Angol y Lebu, se desarrolló el día miércoles 15 de julio una marcha de comunidades mapuche en Cañete, la cual fue violentamente reprimida por las Fuerzas Especiales de Carabineros.

En dicha marcha se encontraban niñas y niños, personas adultas, mujeres embarazadas, las cuales ante el desmedido actuar policial se refugiaron en el predio del Museo Mapuche de Cañete.

El desproporcionado actuar de Carabineros no concluyó con el despeje de la ruta, sino que continuó en el acoso y sitio a las personas que buscaron refugio en el predio del Museo. En un acto premeditado y con evidente connotación racista, FF.EE. de Carabineros bombardeó los techos del Museo, en una imagen muy similar a la vivida tras el estallido social de octubre en el Centro Arte Alameda, que terminó envuelto en llamas.

En Cañete gracias a las copiosas lluvias de los días previos a la marcha, y además a la acción de las propias comunidades mapuche refugiadas en el museo, se logró evitar la tragedia de que FF.EE. incendiara el Museo Mapuche de Cañete, único museo público mapuche en Chile. Fueron las y los comuneros mapuche quienes desplegaron las mangueras y sofocaron los amagos de incendio en el Museo, mientras seguían siendo reprimidos/as por Carabineros.

Las imágenes de agresiones injustificadas a mujeres y niños, las numerosas bombas lacrimógenas arrojadas a los techos del museo, el derribo por parte de vehículos de Carabineros del portón principal de acceso al Museo, hoy circulan por internet a través de diversos medios, en una nueva vergüenza para el Estado chileno en su trato contra el pueblo nación mapuche.

Como trabajadoras y trabajadores del patrimonio, condenamos enérgicamente el accionar criminal de carabineros atentando contra la infraestructura pública del museo y contra la integridad física y psicológica de funcionario/as públicos/as y civiles que se encontraban al interior del recinto. Al mismo tiempo rechazamos profundamente el accionar de Carlos Maillet, Director Nacional del Servicio del Patrimonio Cultural y de las altas jefaturas que estuvieron al tanto de los acontecimientos ocurridos en el Museo Mapuche de Cañete, porque a pesar de la solicitud para intermediar en el no ingreso de las fuerzas policiales, no lo hicieron, sino todo lo contrario, autorizaron el ingreso de Carabineros poniendo en riesgo la seguridad de los/as funcionarios/as y la infraestructura del Museo. Consideramos al Director Nacional Carlos Maillet y el Jefe de Seguridad Jorge Torres como principales responsables de los ocurrido con el daño de las instalaciones del museo y el riego físico de los/as trabajadores/as del servicio.

También solidarizamos con la legítima causa de los prisioneros mapuche que hoy solicitan esperar sus juicios o cumplir sus condenas en sus hogares o en Centros de Educación y Trabajo, derechos consagrados en el convenio 169 de la OIT que dicen relación con la adecuación de las prisiones de personas indígenas a las normas culturales de su pueblo.

Por último, señalamos que el Estado chileno no debe olvidar que:

  • El territorio donde se desarrollaron los hechos fueron incorporados a través de la ocupación militar recién a fines de 1868
  • Que la relación entre comunidades mapuche y las instituciones del Estado chileno en aquella zona es sumamente frágil
  • Al Museo Mapuche de Cañete le ha costado décadas validarse como institución en medio de una zona que hoy es epicentro de un conflicto étnico-social, trabajo que se ha realizado con una absoluta precariedad de medios y con un enorme compromiso de sus trabajadoras y trabajadores que hoy son lanzados por la borda, por autoridades que demuestran una falta de conocimiento y respeto por las culturas originarias.

Como trabajadoras y trabajadores del Patrimonio reconocemos los legítimos derechos de una nación invadida militarmente, hacemos un llamado a las autoridades a generar una salida política a un conflicto político y terminar de una vez con la represión y la violación de los derechos humanos en territorio mapuche.

El Estado chileno y sus élites gobernantes deben asumir las responsabilidades de la ocupación sangrienta de este territorio, de lo contrario los coletazos históricos de estos hechos no concluirán, por el contrario, se acrecentarán en el tiempo, como lo ha demostrado la actual situación de la provincia de Arauco y el territorio mapuche en su conjunto.

ASOCIACIÓN NACIONAL DE TRABAJADORAS Y TRABAJADORES DEL PATRIMONIO
ANATRAP

A %d blogueros les gusta esto: