Patagonia Invisible

Stiglitz y Piketty reclaman un sistema fiscal más justo y progresivo para afrontar la crisis del coronavirus

Joseph Stiglitz –premio Nobel de Economía en 2001– y Thomas Piketty, así como otros economistas de prestigio internacional como José Antonio Ocampo o Jayati Ghosh, reunidos esta semana por la ICRICT (Comisión Independiente para la Reforma de la Fiscalidad Corporativa Internacional), han reclamado una reforma tributaria global que implante un sistema fiscal más justo y progresivo para afrontar la crisis económica derivada de la pandemia de coronavirus. Estos economistas han apostado por elevar la presión fiscal sobre las rentas más altas, establecer un tipo mínimo internacional para el impuesto de sociedades o impulsar gravámenes a la economía digital.

En un encuentro telemático con medios de comunicación, Stiglitz ha destacado que “antes de la pandemia, el sistema de tributación ya no era justo”, pues las multinacionales, por su capacidad de deslocalizarse y tributar en Estados con baja presión fiscal, “terminaban pagando menos impuestos que pequeñas empresas locales”. Y la pandemia de coronavirus ha añadido otras “distorsiones”, pues “las compañías de internet son los grandes beneficiarios de la crisis porque han podido seguir operando” a pesar del confinamiento, por lo que el “impuesto digital global”, que ya consideraba necesario antes de la pandemia, ahora es “indispensable”.

Ocampo se ha mostrado partidario de no seguir postergando la puesta en marcha de esta tasa digital global que España se dispone a impulsar en solitario a la espera de un acuerdo en el seno de la UE o la OCDE, que llevan años discutiéndola. Y también ha abogado por poner en marcha “una tasa mínima del impuesto de sociedades del 25% a nivel internacional”. “Si Estados Unidos o Europa impusieran este mínimo, llegaría a ser el estándar internacional”, ha añadido Stiglitz. También Piketty ha insistido en que los impuestos de sociedades “no son suficientes” y “deben ser parte de un sistema integral de tributación progresivo que contemple la renta y el patrimonio”. “Tras la II Guerra Mundial, Alemania y Japón impusieron tasas de más del 50% sobre el patrimonio”, que permitieron reducir una deuda pública superior al 200% en un plazo de cinco a diez años, una idea “políticamente complicada” en la actualidad pero que deja una “lección importante” ahora que se afronta otra “crisis sin precedentes”.

“Necesitamos masivos aumentos del gasto público” para afrontar la crisis del coronavirus y “tenemos la posibilidad de lograr mayores ingresos fiscales”, pero eso requiere “un sistema justo de tributación”, ha defendido Jayati Ghosh, profesora de economía en Nueva Delhi. “La amenaza del cambio climático va a pesar sobre nosotros muy pronto, tenemos que pensar en un nuevo trato multicolor”, ha dicho, y ha apuntado que la economía debe ser “más verde pero también morada, para enfatizar la economía de cuidados y la de género”, también a través de la fiscalidad.

A %d blogueros les gusta esto: