Patagonia Invisible

El miedo a la Libertad

Por Marcelo José Russo Iglesias

23 de abril de 2020. Día Internacional del LIBRO.
Había una vez un país que leía LIBROS, MUCHOS LIBROS. Ese país, ubicado en el cono sur de América latina, supo tener por esos días una dirigencia política BRILLANTE a la altura de la exigencia cívica de los representados.


En el siglo XIX, Domingo Faustino Sarmiento y Juan Bautista Alberdi, máximos cerebros del remoto país, pese a notables diferencias expuestas en CARTAS QUILLOTANAS y en LAS CIENTO Y UNA, coincidieron en que el sistema político llamado DEMOCRACIA sólo es concebible en una sociedad culta, ilustrada y con la vara muy alta en la demanda social, único modo de asegurar PARTICIPACIÓN, CONTROL, FISCALIZACIÓN, PERMANENTE RENDICIÓN DE CUENTAS e IMPUGNACIÓN VÍA REVOCATORIA DE MANDATO.


Tales son las DEMOCRACIAS DE ALTA INTENSIDAD. Sin ese matiz definitorio, la democracia se convierte en burdo SIMULACRO que apenas disimula desbordes autoritarios refrendados por el voto, ritual inicial y final sin sustancia ni contenido.


Aquél país dejó de leer LIBROS. Hoy es un simple territorio poblado por analfabetos funcionales que atrofian neuronas con el veneno suministrado en redes sociales y canales del PODER REAL – América 24, Todo Noticias, Canal 26, C5N y Crónica -, los tres primeros netamente NEOLIBERALES en economía, FASCISTAS en política y PRO NORTEAMERICANOS, y los dos restantes nacional populares sin ambición intelectual más allá de lo previsible. En suma, esquema binario para beneplácito del ORDEN burgués, capitalista y liberal conservador.


En los lejanos 60 y 70 las dictaduras se expresaban de manera diáfana y clara. Las había más o menos represivas, pero el modo de exteriorizar sus miserias no podía sorprender a nadie.
Hoy los métodos de la DICTADURA disfrazada de «democracia» son sutiles y refinados. En efecto, capitalizando al máximo la marca indeleble de los años del TERROR CIEGO que suelen perdurar por varias generaciones, ideólogos del permanente ESTADO DE EXCEPCIÓN en el que vivimos administran el MIEDO a discreción.


Antes la GENDARMERÍA representaba un poder estatal EXTERNO. Hoy no hace falta, pues cada argentino es GENDARME DE SÍ MISMO Y DE LOS DEMÁS. En otras palabras, el poder coactivo del Estado ganó la SUBJETIVIDAD de los individuos a punto tal de NATURALIZARSE sin que nadie lo advierta.


En «SOBRE LA TEORÍA DE LA HISTORIA Y LA LIBERTAD» (Eterna Cadencia Editora), Theodor Adorno explicita, textual: «Es característico de la constitución interna de los individuos un fenómeno que ha desarrollado el psicoanálisis: EL MOMENTO DE LA DEBILIDAD DEL YO. David Riesman habla del inter – directed y outer – directed characters; con este último término se refiere al carácter social hoy dominante, QUE ESTÁ SUBORDINADO A UNA CONDUCCIÓN EXTERNA. En este caso, la desproporción entre la constitución del propio yo y EL PODER DE LAS FUERZAS QUE OBRAN SOBRE ÉL ESTÁ RESUELTA DE MODO TAL QUE EL YO NO LLEGA A LA DIALÉCTICA ENTRE SUS FUERZAS INTERNAS Y EXTERNAS Y SE ADAPTA. La afición del ser humano al consumo es una expresión esencial de esto. Igualmente universal es, en todos los países, LA APATÍA POLÍTICA EN TANTO NO SEAN AFECTADOS LOS INTERESES MÁS CERCANOS. Esa apatía pertenece al mismo contexto. La progresiva democratización de las formas políticas NO CAMBIARÁ NADA EN RELACIÓN CON LA PÉRDIDA DE LA CONCIENCIA DE LA LIBERTAD, AL DESINTERÉS, A LA DEBILIDAD PARA LA LIBERTAD, ya que el contenido económico – social de incluso las formas políticas más libres SE CONTRAPONE CON UNA CONCIENCIA TAL DE LA LIBERTAD» (Páginas 56 y 57, transcripción de clases impartidas por Adorno en 1964).


Poniendo blanco sobre negro. Una sociedad endeble desde el punto de vista cultural y cívico SE ADAPTA, es decir, incorpora el discurso del AMO (PODER REAL ECONÓMICO, POLÍTICO y CULTURAL) con suma facilidad en la medida en que el SISTEMA INMUNOLÓGICO se halla severamente dañado.


El libro es el último resquicio de LIBERTAD que nos queda, guarida final donde el diálogo entre AUTOR y LECTOR eleva más allá de la ATERRADORA MEDIANÍA que nos circunda.
Papis, mais. ¿Quieren niños LIBRES? En tiempos de virus inoculen desde ahora el maravilloso BICHO de la lectura, frontera que divide a simples HABITANTES de conscientes CIUDADANOS.
Pavotes hay muchos, demasiados. Chicos listos pocos, casi nadie.

A %d blogueros les gusta esto: